Presentaron el expediente electrónico para el interior de la provincia

Jun 15 2021
Casi 400 asistentes

Con la apertura a cargo del presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ) Rolando Toledo, la actividad –que organizó el Centro de Estudios Judiciales- tuvo como expositores a Marta Colussi, secretaria de presidencia del STJ, y Daniel Chapo, titular de la Dirección de Tecnologías de la Información (DTI), y como destinatarios a agentes y abogados/as litigantes del fuero Civil y Comercial del interior de la provincia.

Esta capacitación sobre la “Operabilidad del Sistema IURE”, continuará, según el siguiente cronograma (siempre a las 17): el martes 22 de junio, para agentes judiciales y el 29 de junio para abogados/as litigantes (todos del fuero Civil y Comercial).

El 6 de julio se prevé un encuentro de intercambio y consultas para agentes y abogados/as litigantes del fuero Civil y Comercial del interior de la provincia.

“Un cambio de modelo y de paradigma”

Toledo destacó la historia de gestión del STJ en cuanto a los sistemas tecnológicos incorporados, habló de la exitosa experiencia que significó la implementación del SIGI en el fuero penal. “El expediente digital procesal está vigente, nos ha dado grandes satisfacciones en Resistencia y ahora lo extendemos al interior”, afirmó, y al respecto agregó: “Constituye un cambio de modelo y un paradigma sobreviviente de la existencia de la pandemia”. En este sentido explicó que, además de permitir el cuidado de los integrantes del Poder Judicial (con su utilización en el trabajo a distancia), el sistema que se presenta se nutrió de años de trabajo y la “incorporación evolutiva, progresiva, integrada, de muchos recursos que se hicieron un solo sistema. Esto lo vamos a ir mejorando paso a paso”, indicó.

Habló sobre la firma digital y la incorporación del domicilio electrónico dispuesto por el nuevo Código Civil y Comercial (en 2014); del protocolo técnico de comunicación electrónica para los oficios y exhortos digitales de tribunales de las distintas jurisdicciones territoriales (en 2015) y del sistema de videograbación de audiencias virtuales. “A través de ellas, la despapelización y la oralidad pudimos aplicar el sistema oral civil virtual, que dio muchos resultados”, consignó. Mencionó el INDI, que  “después se transformó en un sistema general de presentaciones, y que ahora nos sirve  para el IURE”, el sistema de audiencias virtuales y el de notificaciones electrónicas. Destacó la elaboración cooperativa -a través de una comisión de trabajo- que implicó el expediente electrónico y la ley que lo sustenta.

“Los principios procesales están ínsitos en este sistema”

“La totalidad de los actos procesales debe ser documentada en formato digital. Se rompe el esquema rígido escriturario de más de 200 años”, afirmó Toledo, y reflexionó “creo que el sistema escrito fue el que ha propiciado que nuestros juicios sean tan largos, complicados y pasibles de ser dilatados”.

Luego aseguró que el nuevo modelo de gestión “no sólo le va a servir a los abogados/as (que además van a tener su propio expediente virtual al que pueden acudir cotidianamente a cualquier hora), sino a todos/as quienes trabajan en la justicia”. “Los/as que sufrimos los males del expediente escrito, ahora, con la oralidad y la digitalización total vamos a ver grandes adelantos no sólo en la parte material (todo va a ser oral, y digital) sino en que los principios procesales (celeridad, diligencia, transparencia, inmediación) están ínsitos en este sistema”, aseguró.

Luego mencionó los tres principios fundamentales de la ley: “digitalización, oralidad y despapelización, el trípode sobre los que se sostiene el sistema”; resaltó sus condiciones de legalidad y adaptabilidad, “es un sistema transversal que rige para todo tipo de procesos” y adelantó que “está previsto que la actividad judicial sea expresada en un lenguaje claro, sencillo”.

Aclaró que el IURE “es de uso obligatorio” y señaló cuál sería el esquema estimativo de implementación en el interior, en los distintos fueros. Marcó la importancia de la transición de lo escrito al nuevo paradigma digital y adelantó que “el criterio general es dar prioridad a los nuevos juicios. La apuesta es a lo nuevo para que funcione de manera autónoma e independiente. Sin perjuicio de que se gestione lo anterior escriturario”.  Explicó que la ley contempla un reglamento; y luego se refirió a la política de gestión judicial tecnológica que se potenció en el marco de la pandemia.

“Celeridad, mediación, eficacia, transparencia, son los principios a tener en cuenta. Esto es mucho más controlable en los procesos digitales, en los que cada uno de los que puede ingresar detecta cualquier cuestión que ataque a esos principios”, aseguró, y aclaró: “La inmediación, pro actividad y control del proceso por parte del juez es permanente”.

La importancia del IURE

Marta Colussi realizó un pormenorizado detalle sobre la aplicación de los principios de la ley al ámbito jurisdiccional, comentó que en el juzgado civil 17 de Resistencia se realizó la prueba piloto y que en función de esas pruebas “IURE no es el mismo desde  el año pasado porque es un programa con la bondad de crecer y adaptarse a los requerimientos que la práctica tribunalicia va demandando. Es una creación continua”.

Habló de los nuevos lineamientos y paradigmas e instó a “flexibilizar esquemas antiguos de trabajo. Ese es uno de los mayores desafíos que tenemos”. “Tenemos una ley específica que le da validez a todas las actuaciones que se realicen en el proceso conforme los códigos y normas aplicables a cada fuero”, afirmó. 

Chapo, valoró el trabajo del equipo técnico que diseñó el sistema y reveló que “trabajamos con un programa acotado y ajustado. Queremos cumplir con que todo el Poder Judicial tenga puesto en funcionamiento el IURE como plataforma de sostén de los expedientes electrónicos en 2021”, indicó y realizó una demostración de las cuestiones centrales del funcionamiento del IURE. “La ley nos dio un marco inmejorable para el desarrollo de este sistema”, concluyó.

 

expediente electrónico