Realizaron segundo conversatorio con agentes de limpieza, seguridad y maestranza del Poder Judicial

Nov 18 2020
Participaron Grillo y Alcalá
El segundo encuentro destinado a agentes del Servicio de Organizado de Limpieza (SOLJU), el Equipo de Seguridad y Vigilancia y Personal de Maestranza del Poder Judicial fue organizado por el Centro de Estudios Judiciales, y contó con la participación de la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo; la defensora General, Alicia Alcalá, el director de Política Criminal de la Procuración General, Mirbel Valussi; la directora del Centro Judicial de Género, Luciana Sampietro; las juezas Wilma Martínez y Elia Pisarello; Omar Amad, secretarios de Superintendencia; Sandra Kuc, integrante de la Sescretaría; la coordinadora de Asuntos Indígenas ante el Poder Judicial, Elizabet González,  trabajadores y trabajadoras judiciales de Resistencia y el interior.
 
Celebrar el día
La presidenta del STJ propuso celebrar “nuestro día” -en referencia a la fecha en que se recordó el día del empleado judicial- y “construir, fortalecer y oxigenar con mucho amor, como sabemos dar y recibir las personas humanas”. “El Poder Judicial no estuvo dormido en pandemia, estuvo presente. Muchas veces, resguardándonos, para dar las respuestas que debíamos dar. Nuestra función es juzgar. Estuvimos y seguiremos estando en cada causa que juzgamos, en el control de constitucionalidad, convencionalidad, garantizando un proceso justo, a todas las personas que a nosotros/as recurren en demanda de respuestas. Este es el espíritu judicial, sintiéndonos parte, avancemos”, señaló y propuso un próximo encuentro para marzo del año próximo.
 
Alcalá sostuvo que “saber que contamos con magistrados/as y funcionarios/as comprometidos/as es un alivio para la función diaria, porque si desarrollamos bien la tarea, si hacemos lo que corresponde, le damos tranquilidad y seguridad al otro”.
 
Luego Valussi hizo un especial reconocimiento a la labor de los destinatarios de la charla y afirmó su convicción de que la tarea más exitosa es la que se realiza en equipo y en unidad de acción. Reveló que ingresó al Poder Judicial en 1987, como ordenanza, y recomendó a los trabajadores que se capaciten siempre. Nombró a “colaboradores permanentes” y dijo que “en ellos quiero hacer un reconocimiento a todo el personal, desde Resistencia hasta el Impenetrable. A la labor diaria, al trabajo en esta etapa difícil que nos tocó vivir este año”. 
 
Centro de Género
Sampietro sintetizó la tarea que emprende el Centro Judicial de Género, a su cargo, cuya función central – especificó- apunta a “incorporar la perspectiva de género en todos los ámbitos de las prácticas judiciales y los espacios de la justicia provincial”.
 
“Los mandatos legales nos enseñan -como Estado y cada poder en el marco de su competencia- a generar prácticas, sentencias, resoluciones, saberes, intercambios, que humanicen el servicio y generen igualdad, equidad y paz social”, explicó, y añadió: “porque todos y cada uno, desde el juez hasta quien atiende a la persona que busca Justicia, somos quienes recibimos a personas con tremendas tragedias”.
 
También valoró que “una de las instancias del taller Micaela fue cumplida en su totalidad. La del personal de maestranza, limpieza y seguridad. Destaco la responsabilidad con la que avanzaron en esos talleres. Fueron los que más cumplieron”.
 
Las juezas
Wilma Martínez, jueza de cámara de Resistencia, contó que ingresó al Poder Judicial en el año 1970, como escribiente. “Quiero que sepan la importancia del papel fundamental que cumplen hoy, con la pandemia. Son los que deben preservar la salud. Han sido considerados trabajadores esenciales porque son tan importantes como médicos o farmacéuticos. Su trabajo es fundamental, esencial, primario”, expresó.
 
Elia Pisarello, jueza de la cámara civil de Sáenz Peña, reveló que ingresó al Poder Judicial en 1981, y destacó de Grillo  “su reconocimiento a los Derechos Humanos” como política de Estado del Poder Judicial, implementada en todos los operadores jurídicos”. “Todos los agentes que pertenecen al Poder Judicial son sus representantes. Si nuestra tarea es de contención, de dar respuestas y de pacificación social, lo tenemos que hacer con una conducta de acuerdo a esos deberes y responsabilidades”, recomendó.
 
Marcar la diferencia
Sandra Kuc, comentó que ingresó hace 16 años al Poder Judicial y que desconocía qué era un expediente. “Hay que animarse a preguntar, elegir bien a quién preguntar, ver a quién le gusta enseñar, aprender”, sugirió, al tiempo que aconsejó “poner dedicación a lo que hacemos, no sólo cumplir. Esto es en cualquier tarea. Eso marca la diferencia y se nota”. 
 
Viviana Vacotti, coordinadora del SOLJU, coincidió en ese aspecto con Kuk y agregó: “cumplir con la mayor dedicación la función que a uno le toca”, y nombró a sus compañeras en la coordinación Emilia Mesa y Rosana Monfardini.
 
Elizabeth González, comentó que llegó a Resistencia desde Pampa del Indio; inició  tareas en el IDACH y que entendió que su ingreso al Poder Judicial no sería fácil, pero que el camino siempre le fue allanado, especialmente por las personas de seguridad, maestranza y limpieza.
 
Carlos Rusas, jefe del equipo de seguridad agradeció el reconocimiento al trabajo de su plantel y comentó que “Honestidad, responsabilidad y amabilidad son las tres cosas que exijo. Si uno atiende mal a una persona que viene con un problema, se va con dos”, señaló, al tiempo que se mostró satisfecho con el desempeño de su equipo.
 
Amad, sostuvo: “El STJ tiene como política institucional no sólo el tema de la capacitación sino el acompañamiento a magistrados/as, funcionarios/as y empleados/as”.
 
Finalmente, en representación de sus colegas, comentaron sus experiencias Alan Nicliz, Marcial Cano, Cristian Centurión, Martín Ojeda, Carlos Rusas, Patricia Centurión y Rodrigo Ayala.