Grillo en el cierre de las Jornadas Internacionales Gobernanza, Buen Gobierno y Mecanismos de Control de la Actividad Estatal

Nov 17 2020
La actividad concitó gran atención y se extendió más de las 16 horas previstas
Con importante repercusión, concluyeron en la tarde del viernes las Jornadas Internacionales sobre Gobernanza, Buen Gobierno y Mecanismos de Control de la Actividad Estatal, que organizó la cátedra de Derecho Público de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y auspiciaron el Centro de Estudios Judiciales (CEJ), la Librería de la Paz y la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales de la provincia del Chaco, entre otros. 
 
Luego de la presentación de la jueza Geraldine Varas - su secretaria durante 15 años en el juzgado civil Nº 6-, le tocó a la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo, dar la conferencia final de las jornadas.
 
Tutela constitucional y judicial efectivas 
Grillo agradeció a Vargas la mención al primer amparo colectivo que debió resolver  cuando estuvo frente al juzgado civil 6, del que dijo: “Lo debemos homenajear cada día, y a sus trabajadores incansables, honestos”.
 
“Nuestra ciudadanía nos exige que revisemos conductas. Particularmente quienes tenemos grados de responsabilidad mayor, en las funciones, roles que desempeñamos, trascendiendo nuestra situación de autoridades públicas, constituidas”, señaló. Luego valoró la iniciativa: “Desde una humilde cátedra tuvieron la valentía, la osadía y la responsabilidad de organizar estas jornadas en pandemia”. “Tuvieron la grandeza, la generosidad, como debe ser en el ámbito de la docencia universitaria. Una forma de ejercicio de relaciones de poder horizontales, y empatía. Esto se percibió estos dos días, se logró. Empatía y real trabajo en equipo”.
 
“Hay que derribar esas estructuras jerárquicas, lejanas, en las que en otros tiempos se construía el poder. Necesitamos relaciones más idóneas, más buenas para algo, y ese algo es garantizar el bienestar de nuestras sociedades, de nuestra ciudadanía que tanto espera de sus autoridades y de las organizaciones en todos los ámbitos, trascendiendo el papel de las autoridades constituidas que son una parte del ejercicio de poder”, reflexionó. “Sin verdad y sin Justicia no  podemos hablar en términos de legitimidad en ninguno de los ámbitos de nuestras realidades colectivas. La verdad y la Justicia son presupuestos de la concreción de los grandes consensos, ponernos de acuerdo sobre qué queremos, hacia donde vamos, y hacia dónde queremos ir”, afirmó.
 
“No hay duda de que lo que debemos revisar día a día son nuestras conductas y cómo nos posicionamos en términos actitudinales respecto de nuestros quehaceres diarios”.
 
Al hablar de “Tutela judicial”, señaló: “Tutela es sinónimo de protección, amparo,  seguridad,   bienestar, disponibilidad, libertad”. “Es un deber constitucional, no debemos hacer referencia a una cuestión de protección en el sentido de que yo, que soy la poderosa/o tutelo cuáles son los caminos que elijo yo, no los destinatarios de esos actos o respuestas que deben darse desde las autoridades constituidas”. “Con el término tutela – abundó- direccionamos, mandamos a determinar, cuáles son las necesidades, las formas en que vamos o no a dar respuestas (…) Tutelar en ese sentido, no colocado arriba de nadie. Colocarme junto a esa persona que viene a solicitarnos y a exigirnos la respuesta que en tiempo razonable debemos dar. Y si no estamos dispuestos a hacerlo porque no podemos o no queremos, quiero decir que ese lugar que estamos ocupando por un tiempo cronológico, necesariamente tiene que ser ocupado por otra persona que estará preparada mucho más que la persona que no pudo o no quiso hacerlo”, señaló luego.
 
Finalmente propuso: “Más tutela constitucional y convencional efectiva; más voluntad constitucional en todos los ámbitos de la vida de la sociedad y de la vida de cada persona y cada sujeto y sujeta de derecho a las que debemos todos los días dar respuesta. Más tutela judicial efectiva, más acceso a la Justicia, que no debe confundirse con el acceso a Justicia en términos de prevención y articulación, trabajando junto a las demás autoridades constituidas, a la abogacía, a los ámbitos inconmensurables de los saberes y a preguntarnos cómo estamos y qué se espera de las autoridades, y particularmente del Poder Judicial hoy”.
 
“Uno de los temas que propongo es (sobre) los inconvenientes que tenemos respecto del cumplimiento de las resoluciones judiciales”, señaló, y concluyó su alocución instando a “Abogados, abogadas, a abogar sin cansarnos por una sociedad más justa, más libre, más veraz, más auténtica, y sobre todo, más coherente”.
 
Paneles vespertinos
El primero fue sobre tutela administrativa efectiva y lo moderó Karin Rozemblum. Comenzó con  Alejandro Pérez Hualde quien se refirió a “Los nuevos desafíos de la Tutela Administrativa”. Julio Pablo Comadira, expuso sobre “La suspensión del acto administrativo en sede judicial”, en dos partes. 
 
Siguió luego el juez Julián Flores quien disertó sobre “Control de Convencionalidad y cultura organizacional. Nuevos desafíos”. 
 
Valeria Turtola moderó el 4º panel sobre “Control Judicial de la Administración”, que dio inicio con Miriam Ivanega, quien habló sobre “El alcance del derecho al acceso a la información pública en la jurisprudencia de la CSJN”.
 
Luego, Mirta Sotelo de Andreu  habló sobre los “Nuevos paradigmas en el proceso judicial administrativo”.