Encuentro con juezas y jueces de paz y faltas para consolidar prácticas con perspectiva de género

Ago 13 2020
Importante convocatoria

La actividad, organizada por el Centro de Estudios Judiciales, el Centro Judicial de Género y la Inspectoría de Justicia de Paz y Faltas se realizó a través de la plataforma Cisco Webex, y contó con la intervención de la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo, el Inspector de Justicia de Paz y Faltas, Nelson Mussin, la directora del Centro Judicial de Género e integrantes, Luciana Sampietro, Milagro Giménez y Elizabeth Narváez, con la participación de un importante número de jueces y juezas de Paz y Faltas de todo el ámbito provincial.

Esta instancia se constituyó como el espacio de cierre de los talleres para la incorporación de la perspectiva de género en el poder Judicial de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que recientemente realizaron.

En la apertura, Grillo manifestó su satisfacción por la concreción del encuentro virtual, y agradeció al Centro de Estudios Judiciales y la Dirección de Tecnologías, “que hacen posible estos encuentros”, y  “a nuestra Justicia de Paz y Faltas que es, como siempre digo, nuestra primera justicia”. Valoró el desempeño de estos referentes y el liderazgo de Nelson Mussin, a cargo de la inspectoría de Paz y Faltas. Recordó a la ministra María Luisa Lucas, “que caminó el Chaco, una luchadora, defensora aguerrida de la Justicia de Paz y Faltas y de nuestro Centro de Género”, y destacó la tarea de sus integrantes: “Tres mujeres extraordinarias que luchan como guerreras para visibilizar el centro que ya estaba visible y que necesitaba oxigenación”.

Más adelante, recordó el compromiso que asumió al asumir como ministra del STJ en 2014 “de recorrer la provincia territorialmente e involucrarme activa y presencialmente en diversos ámbitos de expresión de violación de DDHH en democracia (siniestros viales, salud mental, género y violencia en todos sus ámbitos, trata, cuestión indígena y tantos otros)”. En ese marco, recordó, “en 2017, que me toca la primera presidencia, conformamos grupos de trabajo con los que recorrimos el territorio con los municipios para abordar estas temáticas. Lo hicimos en Charata, Sáenz Peña, Villa Ángela; hicimos estas reuniones. Después, en materia de protección de niñez e infancia, recorrimos todas las circunscripciones”.  Destacó en tal sentido el acompañamiento de las autoridades locales y del Procurador General y la Defensora General, en ese recorrido.

“Hoy logramos la presencia de la vicegobernadora. Esto es saludable y no lo podemos desaprovechar. Con el Centro de Género, con Justicia de Paz y Faltas, con intendentes, y ahora vamos a ir por regiones”, destacó Grillo, al tiempo que lamentó que, en las estadísticas sobre violencia, el Chaco esté en los primeros lugares. En relación con esta realidad, insistió con el reconocimiento del trabajo articulado entre los poderes Judicial y Ejecutivo y concluyó: “Quiero ver resultados. Aprovechemos esto, trabajemos articuladamente, gracias por el esfuerzo y por favor no nos cansemos, porque no nos podemos cansar”.

 

El intercambio

Mussin instó a los jueces de paz y faltas a no bajar los brazos en relación con el trabajo en torno a esta problemática. “Este es un tema central”, insistió. “Los que estamos en determinados lugares tenemos que ser muy conscientes de que somos actores en una estructura. Así como la violencia es estructural, tenemos que luchar contra esa violencia. Y distinguir. En los 79 juzgados de paz y faltas las idiosincrasias no son iguales. Es muy diverso. No es lo mismo Resistencia que el Impenetrable, Charata o Castelli, pero la lucha que debemos librar es en todos y cada uno de los rincones”, dijo.

“Esto nos pone en una situación muy importante, de trabajar coordinadamente con el sistema Proteger, con el Centro de género, con los equipos interdisciplinarios. Por supuesto es un camino largo, pero para eso estamos”, aseveró Mussin, al tiempo que recordó la relevancia de la debida diligencia, y concluyó: “La violencia de género es un tema que requiere de una gran sensibilidad, ponerse en el lugar de la otra persona”.

Sampietro recordó a los jueces y juezas que la iniciativa del taller apuntó a fortalecer sus herramientas y conceptos básicos para la incorporación de la perspectiva de género en la práctica judicial. “La idea es rescatar y dimensionar el valor de los juzgados de Paz y Faltas”, planteó, al tiempo que ratificó “el compromiso de respaldarlos, acompañarlos y colaborar porque su valor es esencial. Son el médico,  trabajadores sociales, el policía, hacen toda la tarea que en las ciudades capitales se subdivide. Cumplen funciones ejemplares y simbólicamente muy valiosas, para comunidades que necesitan esos referentes”.

Finalmente destacó el valor del trabajo articulado, con perspectiva de derechos humanos, de género, y desde una justicia diferenciada y reparadora.

Milagro Giménez y Elizabeth Narváez se refirieron al trabajo con las víctimas y el esquema de funcionamiento del sistema Proteger, “una construcción conjunta”, iniciativa que, en sus inicios, fue propuesta por los mismos jueces de paz y faltas, ante la necesidad de ajustar la intervención en los casos de violencia de género. 

 

 

 

 

capacitación CEJ