Capacitación abierta interpoderes y puesta en marcha de la plataforma victimo-asistencial.

Jul 16 2020
Ayer

Con la presencia de la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo, la Vicegobernadora, Analía Rach Quiroga, la Ministra de Justicia y Seguridad, Gloria Zalazar, la Ministra de Desarrollo Social, María Pía Chiachio Cavana, y la Secretaria de Derechos Humanos y Géneros, Lic. Silvana Pérez.

Estuvo también presente Carolina Varsky Subsecretaria de Programas Especiales de Violencia por Razones de Género del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades de la Nación.

Estuvieron presentes funcionarios y funcionarias de la Municipalidad de Presidencia de la Plaza. Así también Luciana Sampietro, directora del Centro Judicial de Género, Elizabet González, coordinadora de  relaciones entre el Superior Tribunal de Justicia del Chaco y los pueblos indígenas,  integrantes de la Secretaria de DD.HH. y Género, Glenda Duran, Paulo Pereyra, Lourdes Polo y Verónica Cañete, dió inició la capacitación abierta interpoderes a la comunidad, promoción y puesta en marcha de la plataforma victimo-asistencial, Modalidad Virtual, Cabe destacar que la actividad fue organizada por el Poder Ejecutivo provincial.

La apertura de la capacitación, estuvo a cargo de la Jueza del Superior Tribunal de Justicia, Iride Isabel María Grillo, la Vicegobernadora, Analía Rach Quiroga y la Secretaria de DD.HH. y Género, Silvana Pérez.

La introducción la realizó la Sra. Vicegobernadora, expresando su pesar por el femicidio ocurrido recientemente en esa localidad, manifestó que están a disposición de la comunidad y agradeció la presencia y la colaboración de los presentes y de quienes están trabajando en esta cuestión. Relató que desde la provincia se viene trabajando en forma articulada con el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades y con los distintos ministerios del estado provincial, y se refirió al Decreto 449 que establece la Plataforma Victimo Asistencial que pretende unificar las vías de atención y disminuir los riesgos para las víctimas de violencias de género en contexto de aislamiento. Señaló la importancia de las políticas públicas que se efectúen con  territorialidad, que puedan llegar a todos los rincones de la provincia para que los abordajes sean integrales y se pueda prevenir más.

La jueza del STJ, agradeció la generosidad del espacio de encuentro y aprendizaje. En segundo lugar, se manifestó profundamente afectada porque “cada hecho que se produzca y que no podamos evitar, cuando quizás por falencias humanas e institucionales, llegamos tarde o no llegamos, debe ser, como autoridades públicas una oportunidad para pedir perdón desde lo más profundo, para ratificar y ya no solo como parte de las autoridades constituidas sino particularmente, representando al Poder Judicial del Chaco, decir una vez más Nunca Más, a dictaduras cívico militares, a gobiernos de facto y a golpes de Estado que deben ser parte de nuestra memoria activa y Nunca Más a tantas violaciones de DDHH en democracia.” “Lo digo con dolor, ustedes saben de mis luchas, que soy parte de ese “NUNCA MAS” porque parte de esos nunca más son las violencias y particularmente las violencias de género son expresiones de violaciones a Derechos Humanos en Democracia.” “Hay otros ámbitos, que no son éstos pero que no debemos descuidar, como las cuestiones ligadas a adicciones, a la siniestralidad vial -conozco bien y comprendo muy bien de qué se trata- lo que pudo y debió evitarse,  y no pudimos.”
“Pidiendo realmente perdón por cada vez que como autoridades constituidas responsables y yo particularmente en este momento encabezando el Poder Judicial”
“En tercer lugar, la disponibilidad del Poder Judicial, en el sentido de saber que deben sentirnos cerca y que deben exigirnos que hagamos lo que debemos hacer, porque para eso estamos en nuestros cargos; particularmente la necesaria articulación que debemos hacer día a día sin cansarnos, en especial entre el Poder Ejecutivo y el Judicial, como autoridades responsables del cumplimiento de las leyes supremas, constitucionales, convencionales y ordinarias, en este orden. Decir -aquí estamos-. Recordar una vez más que la función del Poder Judicial es administrar justicia, y ejercer el control de constitucionalidad y convencionalidad en cada uno de los casos que están sometidos al conocimiento y decisión de cada autoridad del Poder Judicial que debe responsabilizarse de sus acciones, y en primer término yo. Esa función nuestra que supone el ejercicio de un tercio de la función estatal, no puede ser ejercida eficazmente si no va acompañada de la necesaria instancia de articulación que nos debemos y que no debe quedar como un discurso, en un papel o en un taller, debe estar en nuestro compromiso de cada día. Y sin la presencia permanente de la ciudadanía y de las organizaciones sociales, esto no es posible.”
Continuó: “Por eso, decirles que debemos  trabajar articuladamente, nos convoca en estas instancias también a ejercer un rol preventivo crucial junto a las demás autoridades del Estado, empezando por los ámbitos locales, comunales, como aconteció hace unos días cuando fuimos invitados desde  el municipio de  Charata. Con infinita paciencia y con todas nuestras falibilidades y errores humanos, porque no podemos, porque no queremos o no sabemos.  La necesidad de continuar con instancias locales, que continuemos este trabajo que se hace desde hace mucho tiempo, pero evidentemente no encontramos la manera, y por eso estamos aquí: no encontramos los mecanismos necesarios para encontrar resultados eficaces, porque eso nos pide hoy nuestra ciudadanía. En las reuniones estamos, en las capacitaciones estamos, pero no estamos dando eficientemente las respuestas que nuestra ciudadanía nos exige legítimamente hoy.
Para finalizar, “Reconociendo el esfuerzo de cada día de cada hombre y cada mujer en la incorporación de la perspectiva de género, gracias y decir al mismo tiempo cuánto debemos mejorar.” Resaltó la importancia del Centro Judicial de Género que debe seguir fortaleciéndose y visibilizándose cada vez más, con presencia y resultados y el trabajo de Elizabet González, señalando que se hace mucho pero es mucho aún lo que falta por hacer.
Por su parte la Dra. Luciana Sampietro, Directora del Centro Judicial de Género, adhirió a las palabras de la Dra. Grillo. Reiteró la profunda conmoción que generan estos hechos, que siempre son un dolor como el primer caso, incomprensibles y se siente la falta de cada mujer asesinada. Se refirió a que las respuestas del Estado en términos históricos aun no son plenas en cuanto a la erradicación de las desigualdades de mujeres y grupos en situación de vulnerabilidad. Señaló que las violencias por razón de género tienen características muy especiales y es evidente que aun no se han encontrado herramientas para responder de forma más efectiva a la necesidad de erradicar estas violencias, como lo exige la sociedad. Resaltó no obstante el intenso trabajo en ese sentido y las dificultades para modificar acciones y situaciones de naturaleza cultural y fuertemente arraigadas en las sociedades. Relató que los trabajos articulados entre poderes están en marcha fuertemente, que la mirada transversal supone que la perspectiva de género no es exclusiva de un fuero o de un área, sino que debe estar presente en todos los estamentos del Estado. Se refirió al trabajo que se realiza en relación a la implementación de Ley Micaela y volvió a reiterar el “compromiso inclaudicable” de que si sigue trabajando y se trabaja cada vez más fuerte en el avance hacia esa sociedad sin violencias”, marcando conceptos a tener presentes como la idea de justicia de cuidados por contrario a una justicia de mercado, que solo considera la “productividad” y deja atrás la humanidad de los procesos, sosteniendo miradas de alianzas, de redes y la incorporación de la “gestión” articulada, hacia adentro de operadores de la justicia. Asimismo se refirió a los desafíos que generó el contexto de pandemia y que no puede soslayarse la necesidad de miradas solidarias, comunitarias y articuladas del trabajo del Estado, ya que los abordajes aislados no resuelven en absoluto las situaciones planteadas por las víctimas y sus familias.