Más de un centenar de interesados asistieron a charla sobre Justicia Terapéutica

Feb 20 2020
En la Asociación de Magistrados

La charla que brindó María Jimena Monsalve, jueza Nacional de Ejecución Penal, sobre “Justicia Terapéutica” en el salón de la Asociación de Magistrados y funcionarios del Chaco se vio colmado de asistentes.

La actividad, que contó con la presencia de la presidente del Superior Tribunal de Justicia, Isabel Grillo, fue presentada por Jorge Lataza, a cargo de su coordinación y Diego Derewicki, presidente de la entidad anfitriona.

Monsalve describió la experiencia que implementa en su juzgado, de carácter novedoso en la Argentina aunque no así en países de la región. Explicó que surgió a partir de advertir que la cárcel como única respuesta al problema del consumo problemático, no resultó satisfactoria. “Sabemos muchísimo de normas, pero no sabemos nada de la conducta humana”, señaló, al tiempo que agregó “utilizamos a las ciencias de la conducta como auxiliares de la Justicia, y no deben serlo, deben ser pares”.

Definió al programa como una combinación del derecho y salud, y sostuvo que a partir de ello, se pueden dar respuestas diferentes. Hay, dijo, “experiencias basadas en evidencia científica”. Al respecto informó que la experiencia de su juzgado “está siendo medida, observada”, por una universidad nacional y otros organismos atentos al tema.

“Se utiliza la ley como agente terapéutica; interviene en las causas subyacentes del delito o del conflicto. Tengo que descubrir cuál es la causa del conflicto. Porque así voy a poder evitar que esto continúe”, señaló la jueza, y planteó ejemplos de buenas prácticas: “mayor empatía; mayor flexibilidad e interés de las autoridades dentro del procedimiento; que la persona deje de pasar por diversas ventanillas para poder llegar al objetivo propuesto.  El esfuerzo es multidisciplinario”.

 

Objetivos del programa

“Trabajamos interdisciplinariamente y todas las áreas de estudio realizan un único informe en relación a un sujeto”, añadió. “En la interdisciplinariedad hay una construcción colectiva, que es mucho más eficiente. Y prefiere las medidas de socialización a las medidas represivas”, sostuvo, y afirmó: “para la Justicia Terapéutica, llegar a la prisión tiene que ser el última recurso. Por eso la corriente refuerza mucho las alternativas al encarcelamiento. Y se nutre con otras áreas como la justicia restaurativa o la mediación”.

El programa que está implementando en su juzgado tiene tres objetivos, según el siguiente orden: “1-Reducir el consumo (se trabaja en base a la teoría de la reducción de daños); 2-evitar la recaída en el delito y 3- lograr la integración social de esta persona (tenemos que cambiar las palabras, no se dice rehabilitación; re inserción; no va más, se tiene que hablar de inserción)”.

Por último, concluyó: “Esto es un mecanismo que nos ayuda a todos, a la justicia, al justiciable, al sistema de salud (…). Es un modelo de corte científico que se enfoca en los derechos humanos, mostrando que la justicia puede tener otra cara”. Esto es la justicia terapéutica. Espero que se inspiren y que aparezca un juez terapéutico que tenga ganas”.

 

justicia terapéutica