Concurrencia récord al plenario de justicia de paz y faltas

Jun 13 2019
Encuentro anual en Sáenz Peña
El plenario anual de la justicia de paz y faltas del Chaco se desarrolló en el auditorio del Juzgado de Paz y Faltas de Sáenz Peña con una asistencia récord que superó el centenar de personas entre magistrados y funcionarios del fuero provenientes de las seis circunscripciones judiciales de la provincia.
 
En la apertura, la presidenta del Superior Tribunal de Justicia, Emilia Valle, resaltó la enorme concurrencia, así como la calidad e idoneidad de los expositores y la importancia significativa de la temática abordada. Además, reconoció el empeño y esfuerzo de cada uno en su labor diaria, y reiteró “la disponibilidad permanente” del STJ.
 
Junto a ella participaron del inicio los ministros María Luisa Lucas y Rolando Toledo, la defensora general adjunta, Gisela Gauna Wirz; el inspector de justicia de paz y faltas, Nelson Mussin, y la presidenta de la Entidad de Magistrados y Funcionarios de la Justicia de Paz y Faltas del Chaco, Celia Altamiranda.
 
“Un ícono en el calendario judicial”
Durante su alocución, Valle, afirmó: “estos encuentros que se han convertido ya en una cita ineludible y en un ícono en el calendario judicial anual”. “Son espacios de reflexión para pensar juntos cómo hacemos, qué caminos tomamos para dar más y mejores respuestas a una ciudadanía expectante. Pero también para escuchar desde el STJ sus inquietudes, preocupaciones y buscar la forma de darles respuestas”, completó.
 
“Cuando hablamos de una justicia cercana a la gente como meta, como desafío y como paradigma del poder judicial del siglo XXI, no podemos obviar la consideración de que la justi,cia cercana, por excelencia, es la de paz y de faltas”, continuó. 
 
En otro pasaje afirmó que “fue, es y seguirá siendo la llave que abre las puertas a una justicia rápida, efectiva, eficaz, desformalizada que cumple el propósito preambular de afianzar la justicia, lo que la convierte en una herramienta calificada para responder a los reclamos sociales. Y cuando hablamos de justicia cercana, nos referimos a acceso a Justicia que, como sabemos, es un término más amplio que acceso a la justicia porque implica arribar a la solución de los conflictos más allá del juicio”.
 
También resaltó que en la actualidad se habla de garantía de proximidad “no solo en el sentido de estar cerca de; sino también de actuación empática hacia la cultura y costumbres de la ciudadanía y los justiciables, de una actuación inclusiva y no discriminatoria; de una actuación holistica, en punto a dar solución integral a los problemas, y de proximidad, en el sentido del lenguaje claro, entendible, comprensible”.
 
Además, subrayó: “hablamos desde las Reglas de Brasilia y, más específicamente, de la número 42 cuando refiere a acercar los servicio de justicia a los vulnerables por distanciamiento geográfico y, nuevamente, aparece la justicia de paz y faltas como brazo extendido de la justicia, como su cara visible, como la llamamos, nuestra justicia primera ”. 
 
“Pero, como dice Ileana De Blaser, no siempre ni todos los poderes judiciales han visto a la justicia de paz y faltas como la herramienta de oro en materia de acceso a Justicia y sinónimo por antonomasia de la garantía de proximidad. Sin embargo, y no lo digo por integrarlo, porque esta política institucional viene de gestiones anteriores, el STJ del Chaco supo darle este lugar y reconocer a nuestra justicia primera”, precisó.
 
Más adelanté ejemplificó el compromiso del STJ con la justicia de paz y faltas en el hecho de que “en ninguna gestión de ninguna presidencia faltó la planificación de ampliación y refacción de los juzgados de paz. Actualmente se está terminando el de faltas de Charata, el de Villa Bermejito y están planificados muchos más. El año pasado, desterrando viejas prácticas y, haciendo una interpretación constitucional, se incluyó a los jueces letrados de paz y faltas en el sorteo para la representación de los magistrados en el Consejo de la Magistratura”. 
 
Valle se refirió a “los nuevos retos y desafíos” que impone el avance tecnológico, lo que conlleva un “despliegue de destrezas, habilidades y competencias diferentes”.
Por último, citó al escritor Eduardo Galeano: “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Esta frase, dijo, “sintetiza el camino para la autoobservación, la autocrítica y el cambio. Pero, luego de eso, viene el camino para hacer, corregir y dar vida al cambio y sé que todos ustedes están a la altura de esas circunstancias”.
 
Intenso temario
La primera parte de las exposiciones se tituló “justicia de paz: procesos contravencionales” e incluyó los temas “el rol del juez en los procesos contravencionales: Actuaciones de oficio. Criterios de oportunidad y disponibilidad de la acción. Medidas cautelares. Exhortación y recomendación. Pedidos de informes e intervención a otros organismos” y “resolución de conflictos: Manifestaciones, secuestro de perros peligrosos, animales sueltos o maltratados, Personas menores de edad en boliches” que tuvo como capacitadora a la jueza de faltas de Resistencia, Marcela Cortés. Posteriormente, Álvaro Rodríguez, secretario letrado adjunto de la Sala Penal del STJ expuso respecto a “el derecho de defensa del contraventor: Jurisprudencia del Superior Tribunal de Justicia del Chaco”.
 
En la segunda parte del encuentro fue abordada la cuestión “justicia de paz: proceso ejecutivo” durante el que se analizó: “juicio ejecutivo: procedencia, títulos ejecutivos artículo 35 de la Ley 2141-A y sus modificatorias. Ley 7984 actuales 2171-A y 2589-M, despacho monitorio, excepciones, apelaciones, cumplimiento de la sentencia, embargo, liquidación y pago, subasta” a cargo del juez de paz letrado Oscar Raúl Lotero. Luego Selva Puchot (secretaria del Juzgado de Paz letrado de Fontana) disertó sobre la determinación de la competencia: análisis de las cuestiones que se presentan”.
 
Celia Altamiranda, presidenta de la Entidad de Funcionarios y Magistrados de la Justicia de Paz y Faltas, tuvo a su cargo las conclusiones en el cierre.
 
justicia de paz y faltas