Dictaron conferencias sobre inteligencia artificial y tutela anticipada

Mayo 6 2019
Durante las jornadas preparatorias del 30º Congreso Nacional de Derecho Procesal se desarrollaron dos conferencias magistrales: la de Luis Jorge Cevasco sobre “La inteligencia artificial en el proceso. Asistente, usos de algoritmos, inteligencia predictiva, nuevos roles de los operadores”; y la de Jorge Rojas respecto a “tutela anticipada”. 
 
El encuentro se efectuó en la Casa de las Culturas, fue auspiciado por el Centro de Estudios Judiciales y organizado por el Ateneo de Estudios Procesales y el Consejo de Abogados de Resistencia.
 
Inteligencia artificial en el proceso
 “El desafío es pensar cómo simplificar la gestión para dar una respuesta en tiempo y forma”, propuso Cevasco. “Vivimos en un mundo de imágenes donde las cosas que pasan se ven al momento por televisión y nosotros damos respuesta mucho después”.
 
En ese marco mencionó el programa de inteligencia artificial para gestión judicial – de carácter “único”- que implementa el Ministerio Público Fiscal de CABA desde hace casi dos años, denominado “Prometea”. Tras definir su notable utilidad, afirmó que “muy pronto va a ser obsoleto porque está pensado desde la lógica tradicional”.
 
“Debemos comprender que la inteligencia artificial es una herramienta que se va a volver imprescindible para el sistema judicial porque no estamos en condiciones de dar abasto con la demanda actual”, fue una de las conclusiones a las que arribó Cevasco.
 
Tutela anticipada
Rojas, destacado procesalista, docente de la UBA y presidente de la Asociación Argentina de Derecho Procesal, explicó: “la tutela anticipada es el efecto que provoca el dictado de una medida cautelar que se proyecta sobre la sentencia de mérito, importando una especie de juicio de valor anticipado de la jurisdicción sobre la viabilidad de la pretensión que se ejerció”.
 
“Por esa razón, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ha sentado como doctrina liminar en esta materia, en el leading case ‘Camacho Acosta’, que la operatividad de estos institutos cautelares, como la medida innovativa y la medida de no innovar, carecerían de virtualidad si no fueran utilizadas para aventar el menoscabo o los riesgos que se presentan en un proceso hacia los derechos que se pretenden proteger, si la jurisdicción considera que puede incurrir en prejuzgamiento al sostener que estaría emitiendo una opinión favorable sobre aquello que deba decidir en la sentencia de mérito” .
 
“Esta medida la hemos calificado como el sistema cautelar matriz de todas las cautelas, toda vez que en todos los casos lo que se propende es a mantener o alterar una determinada situación de hecho o de derecho para resguardar el derecho a la jurisdicción de todo justiciable, que no es otro que la posibilidad de obtener una sentencia que resulte la norma individual para su caso”, fue una de las conclusiones del catedrático.
 
jornadas preparatorias del 30º Congreso Nacional de Derecho Procesal
Jornadas preparatorias del 30º Congreso de Derecho Procesal