Desde el diálogo, la búsqueda de consensos, la escucha activa y la autocrítica - Infojus 106

Ene 3 2019
Por: Emilia Valle (Discurso pronunciado en ocasión del acto de juramento como presidenta del STJ del Chaco para el período 2018-2019).
 
Quiero, en principio, agradecer profundamente la presencia y acompañamiento de todos ustedes en esta época del año, lo cual significa un plus, un esfuerzo mayor. Cuanto más para quienes vienen de lejos, del interior provincial.
 
Agradecer a mis pares este voto de confianza al concederme la presidencia del Superior Tribunal de Justicia a solo tres años de integrarlo como Ministra.
 
Me parece importante señalar en esta oportunidad, por ser la primera en que presidiré este tribunal, que mi visión de este cargo, de esta función simplemente es que, en definitiva, cada presidente o presidenta comunica, socializa y representa las definiciones del conjunto, solo que desde el estilo de conducción que le es propio.
No me corresponde adjetivar mi estilo. Pero sí decir con firme y absoluta convicción que lo postulo desde el diálogo, la búsqueda de consensos, la escucha atenta, la disponibilidad permanente, la autocrítica y la recepción de la crítica constructiva.
 
Así con los otros Poderes del Estado. con Colegios y Consejo de Abogados, con otras instituciones profesionales, con los trabajadores judiciales incluyendo magistrados, funcionarios y empleados,   con universidades y organizaciones sociales.
 
El diálogo decía  con los otros poderes del Estado, cada uno desde la órbita de competencia que le es propia, y sin invadir la de los demás. En este sentido, sabemos que  un estado social y democrático de derecho en tránsito hacia un estado de justicia presupone, además del imperio de la ley como expresión de la soberanía popular y la sujeción de los poderes públicos al orden constitucional, la separación de poderes. Y en este marco, la vigencia efectiva de los derechos fundamentales, requiere un Poder Judicial imparcial e independiente, lo cual no impide, y es saludable que así sea, los lazos comunicantes de cooperación y colaboración entre los distintos poderes del Estado para el desarrollo de políticas públicas en las que tenemos interés común.
 
En esto recuerdo una entrevista que le hicieran hace pocos días al presidente saliente (Rolando Toledo) donde expresó que ejerció tres presidencias en el STJ y que, la mejor de todas ellas, sobre todo institucionalmente, fue esta por los lazos y actividades en conjunto que se llevaron a cabo con el Poder Ejecutivo y sus ministros, y con el Poder Legislativo.
 
Desde el diálogo decía también con los trabajadores judiciales y con  Colegios y  Consejo de abogados. En este punto, seguir fortaleciendo con tales estamentos la relación institucional que nos une, más allá de los afectos personales que también existen y de las legítimas diferencias, que no nos separan, sino que, por el contrario, nos acercan en búsqueda de los necesarios consensos para lograr una justicia mejor, más cercana a la gente.
 
En lo estrictamente funcional y judicial no perdiendo de vista jamás que nuestra preocupación por estas cosas lo es reconociéndonos bajo la órbita del cumplimiento de un servicio. Porque el Poder Judicial es servicio y es función. Y, desde allí, debe hacerse cualquier  lectura de lo que habremos de compartir.
 
Es práctica inveterada como republicana costumbre  y como modo legítimo y adecuado de dialogar no solo hacia adentro, sino de cara  a la sociedad, hacer la apertura del año judicial y, en esa oportunidad, informar y difundir lo  proyectado para el próximo ejercicio. Sin embargo, también es de práctica rescatar algunos de los logros obtenidos en la gestión anterior, en este caso, bajo la presidencia del doctor Toledo y marcar los lineamientos estratégicos generales del próximo ejercicio.
 
Balance de año
En este sentido, en 2018, en lo que es materia edilicia se continuó la refacción de los juzgados de paz y faltas. Nuestra primera justicia, nuestro brazo extendido hacia los lugares más recónditos de la provincia.
 
Se avanzó en la construcción de los tribunales II de Sáenz Peña,  se  inauguraron la sala de armas y depósito de efectos secuestrados y la sala de archivo de Villa Ángela y se licitó la obra del edificio fuero laboral de Resistencia.
 
En materia tecnológica, entre muchos otros avances, la instalación de 21 salas de videograbación  para el fuero penal en toda la provincia y la licitación de 14 salas de iguales características para el fuero civil, lo que permitirá la implementación efectiva y el avance con la oralidad civil. Para ello se comenzaron también los cursos de capacitación.
 
Se han atendido cuestiones relativas a acceso a justicia para los sectores más vulnerables. En tal sentido, me interesa destacar la puesta en funcionamiento de las Mesas de  Atención a la Víctima y a la Ciudadanía en todas las circunscripciones del interior y el avance en la conformación del Órgano de Revisión de Salud Mental (impulsado y dependiente de la Defensoría General), donde se designó en febrero a su secretaria ejecutiva, se otorgó un espacio físico para su funcionamiento y están concursándose los cargos para los equipos técnicos.
 
En materia de  capacitación hubo 113 actividades y 466 encuentros en toda la provincia en cuestiones de suma importancia que hacen a: acceso a justicia, implementación de juicio por jurados y talleres para la oralidad civil, entre otros.
 
Lineamientos estratégicos para el 2019
Brevemente citaré los lineamientos que posteriormente, con más detalle y precisión, desarrollaré en la apertura del año judicial. El STJ decidió hace algunos años llevar esta actividad al interior provincial. En 2018 tuvo lugar en la segunda circunscripción: Sáenz Peña y, en 2019, corresponderá a la tercera que, vaya coincidencia, es Villa Ángela.
 
En cuanto a la planificación estratégica, sabemos que toda institución que pretenda funcionar de manera ordenada, cumpliendo los objetivos a los que debe su existencia, debe tener perfectamente delineados sus objetivos y el modo de alcanzarlos conforme a los recursos de los que disponga y a las prioridades que sustente. Tratándose del Poder Judicial, estas exigencias son aún mayores y más especiales, porque se trata de prestar a los usuarios un servicio de excelencia. Esto es: ágil, eficiente, de fácil acceso, con especial mirada a los sectores más vulnerables, en el que se garanticen atención adecuada, información confiable, simplicidad en los trámites, infraestructura apropiada, seguridad jurídica y, desde luego, el compromiso inclaudicable con la ética y la independencia judicial.
 
Con este enfoque y descontando el acompañamiento de mis pares, he diseñado algunos lineamientos estratégicos moderados, sugiriendo propuestas de acción de cumplimiento posible.
 
El primer lineamiento es reforzar, aún más, la ética judicial y la independencia. Cuando nos referimos a la primera, sabemos que hablamos de la búsqueda de los mejores jueces posibles, dentro de una sociedad determinada, que nos veamos como servidores públicos y  que comprendamos que, como contracara de los privilegios y beneficios que el cargo nos otorga,  tenemos mayores exigencias que el ciudadano común.
 
Habíamos pensado en un código de ética a nivel provincial, para el cual comenzamos la capacitación con el doctor Rodolfo Vigo. Pero en la última reunión que tuvimos con los representantes del NEA, decidimos abordar  uno para toda la región. Desde luego, buscando un proceso dialógico  y promotor de consensos entre todos los interesados y beneficiarios del servicio de justicia. 
 
Cuando hablamos de independencia judicial, pensamos en reforzar las tres garantías: proceso de selección de magistrados (mi reconocimiento a mis compañeros del Consejo de la Magistratura y a todos los que nos antecedieron en este órgano decano en el país), la inamovilidad en los cargos (que de ninguna manera significa no revisar nuestras conductas) y la intangibilidad de las remuneraciones.
 
Respecto a esto último, realmente la justicia chaqueña, en todos los ámbitos, a nivel nacional, es reconocida como de las mejores del país. Sin embargo, y desde hace mucho tiempo, es paradójico y duele, que en todos los discursos debamos referirnos a la magra situación salarial. Hoy estamos penúltimos en la tabla que nos proporciona la Federación Argentina de la Magistratura, solo por encima de Santiago del Estero. Entonces tenemos que seguir profundizando y reforzando las acciones para lograr una mejora en este sentido. Desde la Jufejus se conformó una comisión integrada por las cinco provincias que nos encontramos en esta situación para avanzar en un fondo compensador, inicialmente, con recursos nacionales que, seguramente, el puntapié será el Chaco. Porque, además del acercamiento que existe con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, tenemos el firme compromiso del gobernador de acompañar esta gestión y es el primero en el país que se pronunció en ese sentido. Estamos confiados en avanzar en esto y más allá de los paliativos que, ínterin suceda esto, nos pueda dar el Poder Ejecutivo provincial a quien, aquí presente, comprometemos 
 
Otro de los lineamientos que debemos continuar consolidando y reforzando es el que involucra a las mejoras en la prestación del servicio de justicia: en este orden, llevar el nuevo diseño organizacional del fuero penal (que existe en Resistencia hace muchos años y que es una asignatura pendiente) a todas las circunscripciones del interior. La puesta en funcionamiento de los segundos juzgados del menor de edad y la familia fuero universal en las circunscripciones II a VI, (exceptuando la V en la que fuera inaugurado hace poco tiempo el primer juzgado) para lo cual previamente debemos contar con el espacio físico para el juzgado de Sáenz Peña. A éstos los acompañaremos con las correspondientes asesorías del menor de edad y la familia.
 
Pretendemos, también, terminar la construcción del edificio de tribunales II de la ciudad termal y, con esto, comprometemos al Poder Ejecutivo a que siga enviando la partida presupuestaria necesaria para poder inaugurarlo a mitad del año próximo.
 
Estamos embarcados, además, en la construcción de salones de usos múltiples para Charata y San Martín, con cuyas intendencias ya hablamos y firmamos los respectivos convenios. Por supuesto, comenzaremos la construcción del edificio del fuero laboral en Resistencia que fuera ya licitado y refaccionaremos la defensoría civil de San Martín.
 
También concluiremos la capacitación de juicio por jurados y, una vez que el Ministerio de Gobierno efectúe el sorteo pertinente, implementarlo. Como dijera el doctor Rolando Toledo, comenzaremos de una manera humilde. Utilizaremos el salón auditorio del STJ o el del Centro de Estudios Judiciales para las audiencias.
 
Destaco que tenemos la ley 7661 que fue recientemente ponderada  por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en un fallo histórico.  Una ley que reúne todos los estándares básicos que un jurado clásico debe contener, fijados por esa Corte para considerarlo un debido proceso convencional en los términos del artículo 8.1 del Pacto de San José de Costa Rica. Es importante resaltar que es la primera vez en sus 39 años de existencia, que la Corte IDH ratifica la validez convencional del juicio por jurados. 
 
Quisiéramos también poner cuanto antes en funcionamiento la Cámara Civil y Comercial de Charata.
 
Otro de los imperativos estratégicos  será garantizar y ampliar aún más las vías de acceso a justicia. Sabemos que el Poder Judicial del Chaco avanzó mucho en los últimos años. Basta decir que tenemos 79 juzgados de paz y faltas, un juzgado multifueros en Misión Nueva Pompeya, oficinas de atención a la víctima en toda la provincia; un centro de mediación que arrojó más de 3.400 audiencias con un 80% de acuerdos Tenemos registro de traductores e intérpretes indígenas, contamos también con referentes de las tres etnias que actúan como enlace entre el Poder Judicial y sus comunidades. Pero siempre se puede hacer más.
 
También atendiendo cada uno desde su lugar,  la situación de las personas en contexto de encierro. 
 
Desde luego, otro lineamiento,, será lo que tiene que ver con la gestión y  desempeño de los recursos humanos, que es el mejor y más valioso recurso con el que cuenta el Poder Judicial. Porque a la par de las exigencias que imponemos a nuestra gente para brindar un servicio de excelencia,  debemos darle la apoyatura que se correlacione con aquellas.
 
Hace unas semanas cerrando una capacitación que hicieran conjuntamente Fofecma y Jufejus, decía que el norte que nos guía a todos los que nos interesan las cuestiones relativas al servicio de justicia y a los usuarios es, justamente, tener una justicia mejor, capaz de dar respuestas prontas a la ciudadanía y que nuestro  gran desafío en este siglo, que es el siglo del Poder Judicial, es mirar más a la sociedad. Una sociedad definida por un número creciente de conflictos, marcada por visibles diferencias en lo económico, social y cultural. Una sociedad que, paradójicamente, cree poco en su Poder Judicial, hay una crisis de credibilidad de la que debemos hacernos cargo para mejorar,  pero que, sin embargo,  cada vez recurre más a él.
 
Entonces el desafío es detenernos en los conflictos, promover  el diálogo, la armonía y la paz social. Decía Mahatma Gandhi: "no hay caminos para la paz, la paz es el camino".
 
Concluyo como comencé: agradeciendo la presencia y el acompañamiento de todos ustedes, el esfuerzo y vocación de nuestros trabajadores judiciales, la dedicación silenciosa y permanente de todos nuestros equipos de trabajo y desde luego, el apoyo incondicional de mi familia.
 
Muchas gracias.
 
Emilia Valle