Reflexionaron sobre violencia de género y buenas prácticas en el Poder Judicial

Nov 26 2018

Socias de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina –AMJA- de distintas circunscripciones (por Castelli, Gladys Regosky, por Sáenz Peña, Elia Nilfa Pisarello y por Villa Ángela, Gisela Oñuk), fueron las facilitadoras del debate posterior a la película “No me mates: el caso real de Corina Fernández”, que fue proyectada el pasado viernes 23 por la mañana en el 1º piso del Centro de Estudios Judiciales (CEJ), en adhesión a la Jornada Federal Contra la Violencia de Género que convocó AMJA en todo el país.

En el salón -colmado de asistentes- también estuvo la referente local de AMJA, Delfina Denogens; la defensora general Alicia Alcalá, así como  magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial.

 

Buenas y malas prácticas

Luego de la proyección de la película se realizó un intercambio de reflexiones que inició Elia Pisarello, jueza de Sáenz Peña, quien marcó la importancia de atender con empatía y compromiso a la víctima de violencia que llega a tribunales. También subrayó que quienes realizan esa tarea (de atención a víctimas) deben ser capacitados en el tema y advirtió la necesidad de cuidar específicamente el envío de notificaciones a los victimarios, procurando que les llegue efectivamente a los destinatarios –en especial las de restricción de acercamiento a la víctima-.

Gladys Regosky, de Castelli, ponderó el buen trabajo de coordinación que se realiza en la 6ª circunscripción en el juzgado de familia, a cargo de Gonzalo García Veritá. Consideró que en Castelli falta evitar que las víctimas deambulen por los pasillos y hacer un seguimiento posterior a su atención, para lo que, estimó, es necesaria mayor coordinación con otras instituciones del medio.

Por su parte, Gisella Oñuk, de la 3ª circunscripción, destacó la preocupación local en la realización de talleres dentro y fuera del Poder Judicial, para concientizar sobre la cuestión de género y, a partir de lo que plantea la película, sugirió realizar autocríticas acerca de las buenas y malas prácticas hacia el interior del Poder Judicial.

Luego de que se escucharan otras voces que coincidieron en cuanto a la necesidad de intensificar la articulación entre organismos para ajustar la tarea de prevención y ayuda a las víctimas, se acordó que se propondría en conjunto insistir con capacitaciones específicas en perspectiva de género para los integrantes del Poder Judicial y en trabajar para el logro de una mayor y  más efectiva articulación entre los organismos. 

violencia de génerobuenas prácticas en el Poder JudicialAMJA
Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer