Concretaron jornada por el tercer aniversario del nuevo Código Civil y Comercial

Ago 14 2018
En el STJ
Los tres años de la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación fueron el motivo de la jornada de capacitación que tuvo lugar en el auditorio del Superior Tribunal de Justicia.
 
La actividad contó con la presencia de la presidenta subrogante del STJ, Emilia Valle, y concitó un marcado interés que se tradujo en la gran cantidad de público asistente. 
 
El panel de disertantes estuvo compuesto por: María Martha Villacorta (“los aspectos procesales del derecho sucesorio”), Mariana Iglesias (“régimen sucesorio en el Código Civil y Comercial”) y Carlos Hernández (“contratación inmobiliaria y las relaciones de consumo”). 
 
Además estuvieron presentes: el presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales del Chaco, Gustavo Serrano; la presidenta del Instituto de Estudios de Derecho Privado, Amanda Kees y Miriam Astudillo, en representación del Consejo de Abogados de Resistencia. También integrantes del poder judicial de la Nación, magistrados, funcionarios y empleados judiciales provinciales y abogados del foro.
 
Valle transmitió el apoyo del STJ
“Desde el STJ avalamos, auspiciamos y propiciamos este tipo de actividades en la firme convicción de que la capacitación es una herramienta insustituible para alcanzar la idoneidad” tanto de quienes ejercen la función judicial como la profesión liberal, sostuvo Valle.
 
En ese sentido explicó que la formación “es uno de los tres ejes fundamentales, junto al trato digno y sensible a los usuarios y la celeridad y agilidad de los casos, asuntos y trámites, para brindar servicio de justicia de excelencia”. 
 
En otro fragmento de su alocución recordó los 40 años del CEJ, a la que describió como “escuela decana”, y la inauguración de la sala virtual con sistema de telepresencia.
 
Respecto al nuevo código, se sumó a las palabras del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, en un cuanto a que “es casi una nueva política de Estado” y “significó la constitucionalización del derecho privado”. 
 
“Contiene una teoría de fuentes o diálogo de fuentes, donde la Constitución Nacional y los tratados internacionales conversan con el Código, con las normas, con las leyes especiales”, apuntó.
 
En su análisis, Valle, destacó que el Código Civil y Comercial “reguló los derechos de incidencia colectiva, que tomó como dos ejes axiológicos de importancia: el sujeto concreto, el hombre situado, y la prevención del daño, no solo la reparación”.
 
“Trajo sustanciales modificaciones en el derecho de familia, recogiendo la realidad y los precedentes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Se caracteriza por ser de valores, principios, paradigmas, conceptos jurídicos indeterminados (es decir: cláusulas generales que permiten la adaptabilidad a los cambios)”, culminó.
 
 
Código Civil y Comercial de la NaciónEmilia Valle